• Hermosillo, Sonora, México a     |  Año 24 No. 724    

Mexicoamericanos

Luis A. Galaz / lugallaz51@gmail.com




Nota publicada: 2018-07-09

El tema de los migrantes, desde los niños enjaulados en la frontera  y hasta los pobres haitianos y centroamericanos, quienes se obsesionan por cruzar a cualquier costo la frontera sin documentos migratorios es vigente; y antes de que algún exigente lingüista proteste, (quizá Noam Chomsky me lea), debo admitir que el título correcto de este articulo debería ser Mexicoestadounidenses. Empero, es mejor y más común el concepto de Mexicoamericanos, para así llamarles a los millones de paisanos que residen en los Estados Unidos de América, USA,  por sus siglas en inglés.


En mi ya largo trajín de cuatro décadas estudiando el desarrollo y las relaciones económicas de México y los USA, siempre destaco la significativa importancia recíproca que tiene México para los vecinos del norte; y sobre todo, la gran relevancia bilateral de los aproximadamente 33 millones de habitantes de orígenes mexicanos, que se han ido o nacieron y viven al norte de Baja California, Sonora y del Río Bravo o Grande. Esto es que, en el país más poderoso del mundo y el tercero más poblado del planeta con un total de 330 millones de habitantes, un diez por ciento quienes ahí viven, estudian, sueñan, trabajan mucho, triunfan  y sobre todo pagan muchos impuestos, son considerados mexicanos. Así México tiene un cuarto de su gente viviendo en casa del vecino del norte.


Ahora bien, aunque la gran mayoría son ciudadanos quienes residen legalmente porque ahí nacieron o son ciudadanos y residentes permanentes que han emigrado de manera legal o con documentos migratorios, el Gobierno Estadounidense estima, no es posible hacer un cálculo preciso o censo exacto, que entre 6 o 7 millones no tienen documentos, por lo que son indocumentados, y constituyen el segmento de los notorios ilegales de los que tanto se habla en la actualidad.  


Durante sus promesas iniciales el Presidente Trump, había prometido deportar o expulsar, “de inmediato”, a siete millones de “ilegales” mexicanos e hispanos, sin embargo en su primer año de gobierno no pudo alcanzar esta meta. De acuerdo con cifras del Instituto Nacional de Migración en México, el número de Mexicanos deportados desde USA en los últimos años ha ido constantemente a la baja: en el año 2013 fueron 375,000, en 2014 fueron 265,000, disminuyó a 260,000 en 2015,en 2016 205,000, y en 2017 bajó a 200,000 aproximadamente.


Históricamente, el Gobierno que más mexicanos ha deportado fue el de Barack Obama, cuyo Gobierno en sus ocho años expulsó a más de tres millones de mexicanos; en contraste, en lo que va del Gobierno actual, aún no llegan al medio millón. Según el Pew Research Center de Washington, D.C., en el vecino país del norte viven 11.8 millones de indocumentados procedentes de casi todos los países del mundo, y, de estos se estima que menos de la mitad, o 5.4 millones serían mexicanos. Desde hace 10 años, en administraciones de Obama y de Trump, los indocumentados mexicanos ya no son la mayoría de las personas que sufren esta tragedia humanitaria. 


Independientemente del número exacto de los paisanos que viven en USA, su magnitud es inconmensurable; y su recíproca e indiscutible importancia para los dos países vecinos y socios es inmensa, desde cualquier óptica: humanitaria, social, económica, productiva, cultural, comercial, histórica, de seguridad y de todos los ámbitos de la vida y el bienestar de ambas naciones. Tan solo la cantidad de 33 millones de mexicoamericanos, tal vez más que todos los habitantes de Canadá, y población individual mayor que más de 100 países, nos obliga a analizar en la siguiente entrega este trascendental “issue” o tópico de máximo interés bilateral.


**Internacionalista. Maestro de Relaciones México-USA y de Negocios Internacionales en la UNISON.     



Más información en esta sección ..

Opiniones